viernes, 25 de noviembre de 2011

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y SU IMPORTANCIA INDIVIDUAL Y COLECTIVA

Por: Daniel Pilco

La libertad de expresión constituye un valor supremo en una sociedad libre y democrática la misma que debe ser protegida a toda costa, esta protección debe hacerse con el mismo fervor frente a la amenaza de algunos gobiernos de turno así como frente a periodistas “fanáticos de la versión oficial” y por supuesto frente a los propietarios de medios de comunicación que a veces olvidan que el periodismo independiente debe ser siempre un contrapeso al poder político y económico.
La libertad de expresión no solamente garantiza una pluralidad de ideas en el ámbito político, social o económico  sino en relación a cualquier tema. A partir de esto, la libertad de expresión se convierte en un elemento importante para una apertura de ideas al interior de una sociedad, lo cual permite a todo ser humano definir su conducta ante la vida, en base a las diferentes ideas e informaciones a las que puede acceder.
Como lo ha señalado la Corte Constitucional de Colombia, la libertad de expresión es fundamental para el ejercicio pleno del derecho al libre desarrollo de la personalidad, pues para que una persona pueda definir y seguir de manera apropiada la orientación que le desea dar a su existencia, es necesario que tenga la posibilidad de conocer distintas formas de concebir la vida y de comunicar su propia expectativa de ella, en stricto sensu constituye las libertades de información, de opinión, de expresión y de difusión del pensamiento que está garantizada por la norma constitucional.
La plena vigencia de la libertad de expresión reviste una importancia singular porque resulta imprescindible para el desarrollo de nuestro endeble sistema democrático y para la realización del ser humano como tal, así como para el progreso de la sociedad en su conjunto. El respeto irrestricto a la libertad de expresión que significa tanto el derecho a la libertad de expresarse como el derecho a la libertad de informarse, es indispensable para la formación de la opinión pública.
La libertad de expresión se debe entender en sus dos dimensiones, individual y colectiva, no se trata solo de expresar el pensamiento propio, sino también se trata de ejercer el derecho de recibir expresiones de toda índole, de modo tal que cuando se ve restringido ilegalmente el derecho a la libertad de expresión de un individuo, no solo es el derecho de este el que se viola, sino también el derecho de los demás de recibir su expresiones, informaciones o pensamientos.
Los medios de comunicación juegan un papel sumamente importante en el intercambio de ideas e informaciones, son el nexo en el cual la libertad de expresión se materializa, haciendo posible el derecho de todos de conocer opiniones, noticias, puntos de vista, informaciones, etc.  
El respeto de este derecho es una condición sine qua non para que los partidos políticos, los sindicatos, las sociedad civil y en general, quienes deseen influir sobre la colectividad puedan desarrollarse plenamente. Es, en fin, condición para que la comunidad, a la hora de ejercer sus opciones, esté suficientemente informada. Por ende, es posible afirmar que una sociedad que no está bien informada no es plenamente libre.